Nos encontramos ante un hecho tan antiguo como el cristianismo, ya que, según la tradición, la primera aparición de María, madre de Jesús, tuvo lugar estando ella aún viva en Jerusalén.
Se apareció al Apóstol Santiago estando éste predicando en España, en lo que hoy es Zaragoza. Esta primera aparición en carne mortal de María dio lugar a la advocación de la Virgen del Pilar en Zaragoza. Después, y a lo largo de los siglos, son muy numerosos los testimonios de personas que afirman haber visto a María. 

La fenomenología mariana es sumamente interesante desde el ángulo de la investigación -al margen de su valor religioso o espiritual-, ya que estas supuestas apariciones suelen ir acompañadas de fenómenos concomitantes, es decir, fenómenos paranormales que se producen paralelamente al hecho en sí de la aparición mariana. Como ejemplos citaremos, entre otros, las comuniones místicas, la levitación, el éxtasis, la xenoglosia, el don de profecía, la telepatía, la clarividencia, la clariesencia, etc. Los fenómenos son muy variados y, por lo tanto, imposibles de citar al completo en esta introducción al tema.

Lo que es indudable es la absoluta realidad de tales fenómenos, comprobados "in situ" en numerosas ocasiones por atentos y cualificados investigadores y especialistas destinados únicamente a verificar la autenticidad de la fenomenología mariana.

Ahora bien: ¿Se trata siempre de la manifestación de María? ¿Podemos pensar que, en ciertos casos, otras entidades espirituales suplantan la identidad de tan elevado ser? ¿Podemos fiarnos siempre de tales apariciones y de lo que en ellas se nos dice?

Es indudable que María se ha aparecido a lo largo de la Historia y que, aún hoy, lo sigue haciendo en lugares muy puntuales de nuestro Mundo, pero vuelvo a preguntar: ¿es siempre ella? ¿Debemos confiar a ojos cerrados en todo lo que esa supuesta manifestación de la Virgen nos dice?

Los que nos hemos interesado seriamente por el mundo espiritual y por saber cómo se actúa desde ese "otro lado", sabemos que ciertas entidades espirituales no muy elevadas se hacen pasar, en ocasiones, por otras, tomando su nombre y comunicando cosas que resultan ser falsas.

Por lo tanto, lo que aconsejo desde estas líneas a todo aquel que decida adentrarse en el dudoso mundo de las comunicaciones espiritistas es que sea ante todo muy prudente y que someta los contenidos de tales comunicaciones a un severo y riguroso análisis.

Desafortunadamente, en este campo de las manifestaciones desde el mundo espiritual abundan las mentiras y los engaños. María, la Madre de Jesús de Nazaret, es un ser elevadísimo y no se manifiesta en la materia con tanta facilidad y asiduidad como muchos nos quieren hacer creer.

María se ha aparecido muchas veces y lo sigue haciendo -como decía anteriormente-, pero tengamos muy en cuenta que no lo hace continuamente ni en todos aquellos lugares supuestamente marianos donde se nos asegura que, a través de una médium o vidente, nos habla.

La Iglesia Católica se ha mostrado siempre muy prudente respecto a este punto y aplaudo su postura. Debemos ser muy cautos y críticos a la hora de reconocer la autenticidad y el origen de tales apariciones. Los fenómenos que se producen en torno de éstas son muchas veces reales, pero ¿cuál es su origen? ¿Es siempre la Virgen? Nos toca a nosotros saber discernir y discriminar unas de otras.

A continuación, pongo a su alcance los títulos de algunos libros centrados en la casuística mariana que, bajo mi criterio, resultan serios e interesantes.

- "Sobre el mundo espiritual", Pitita Ridruejo Brieva, AKRÓN, 2009. Nos encontramos ante tres obras literarias (ésta y las dos más abajo indicadas, minuciosas, elaboradas y serias) de las principales apariciones de la Virgen en el Mundo, escritas por una de las más destacadas especialistas en mariología: Esperanza Ridruejo (Pitita Ridruejo), conocida estudiosa, investigadora y conferenciante española sobre la figura de la Virgen y sus manifestaciones.

- "Apariciones de la Virgen María" (Una investigación sobre las principales mariofonías en el mundo), Pitita Ridruejo, Editorial Círculo.

- "Mi corazón triunfará: Apariciones, Milagros y Profecías para comprender el futuro", Pitita Ridruejo, Editorial Belacqua.

- "Evidencias sobre las Apariciones de la Virgen" (Investigación de las apariciones marianas y sus consecuencias), Kevin McClure, EDAF (La tabla de esmeralda).

- "Apariciones de la Virgen" (Leyenda y Realidad del misterio mariano). Isidro-Juan Palacios, Temas de hoy (Esoterika).

- "Las Apariciones de El Escorial", José María Zavala, Libros Libres, 2012.

- "La Virgen que veneró Juan Pablo II", Santiago Velo de Antelo, HOMOLEGENS, 2012.

- "El mensaje de la Virgen al mundo" (Predicciones de acontecimientos que están transformando el Mundo y qué debemos hacer para preservarlo), Annie Kirkwood, Robinbook (Hermética).                
(Sugiero, para esta última obra, que el lector intente ser crítico al máximo, puesto que se trata de un libro escrito a través de "escritura automática", por lo que, ya, en principio, debemos desconfiar de su contenido. Supuestamente es la propia Virgen quien nos habla en este volumen. No obstante, se trata de una obra de gran profundidad espiritual y que contiene consejos y exhortaciones espirituales de indudable valor. Lo más recomendable en estos casos es "examinarlo todo y quedarnos con lo bueno", parafraseando ahora a Pablo de Tarso)

- "El Cielo en la Tierra: las Apariciones de la Virgen en la Edad Media", Sylvie Barnay, Ediciones Encuentro.

- "María, Profetisa de los Nuevos Tiempos: Apariciones y Mensajes de la Virgen en Medjugorje", Melchor Escriva, Comercial Editora de Publicaciones.

- "Milagros de la Virgen de Lourdes: Apariciones y Revelaciones en América Latina. Testimonios del poder sanador de María", Alfonso dell Acqua, Latinoamericana Editora S.A.

- "María en la historia de la Salvación: Ensayo de una Mariología narrativa", Domiciano Fernández, Publicaciones Claretianas. 

- "Llena de gracia es su nombre: una mariología breve", Mauricio Martín del Blanco, Editorial Monte Carmelo.


Les deseo una feliz lectura y que saquen lo mejor de cada uno de los trabajos anteriormente expuestos, obras que nos hacen conocer mejor y más detalladamente las Apariciones de la Virgen María, un ser maravilloso, que -tengo absoluta convicción en ello- verdaderamente existe y nos auxilia, que aceptó voluntariamente ser la madre del Maestro de Nazaret y que asimismo aceptó humildemente pasar por el dolorosísimo trance de ver, al pié de la cruz, cómo moría su hijo.

Sin entrar en disquisiciones teológicas sobre su papel como Madre o no de los hombres y como Mediadora entre éstos y Dios (tema que nos llevaría muy lejos y que nos haría extendernos muy ampliamente), merece, como poco, ser conocida y respetada.

Un afectuoso saludo,
                          
         
                    Santiago Vázquez



© Santiago Vázquez