La Sábana Santa de Turín es uno de los objetos arqueológicos más estudiados e investigados por la ciencia durante el siglo XX.
Pocos objetos han provocado tanta polémica. La Síndone ha sido, y sigue siendo, motivo de discusión en ámbitos muy variados.
Si este tejido de lino no estuviera relacionado directa o indirectamente con la figura y persona de Jesús de Nazaret, quizás no habría desatado tanta expectación. Si esta mortaja hiciera alusión a cualquier otro personaje histórico, el asunto hubiera sido tratado de muy diferente manera por los medios de comunicación de todo el mundo.
Lo que sucede es que si este es verdaderamente el lienzo funerario que se empleó para envolver el cadáver de Jesús, la cuestión adquiere una trascendencia difícil de imaginar para los que nunca se han interesado en profundidad por este asunto.
La Sábana Santa de Turín no es únicamente -siempre hablando en hipótesis- la mortaja de Jesucristo, sino también la "prueba" de su Resurrección. ¿Podría ser así?

Desde que empecé a estudiar seriamente este apasionante enigma en el año 1989, lo que más me ha interesado -y lo que realmente me "atrapó"- es cómo se formó la imagen de ese Hombre en el Lienzo, tanto en su parte frontal como dorsal.

En cuanto a la impronta de ese crucificado, los científicos nos dicen, tras estudiarla profundamente, que esa imagen se formó por radiación, provocada por una energía de origen desconocido que brotó del cadáver que envolvía y que chamuscó superficialmente el tejido.

Si la imagen de ese Hombre quedó plasmada en el tejido por radiación, mi pregunta es: ¿de qué cadáver puede brotar o emanar una energía o radiación capaz de dejar su impronta en el tejido que lo cubría?... Creo sinceramente que actualmente no existe una respuesta satisfactoria para responder a esta pregunta. ¿Quién era ese Hombre? ¿Qué cadáver es capaz de emitir una radiación?... Esta es una de las claves de este tema.

En la Síndone aparece la imagen, tanto en su parte frontal como dorsal, de un Hombre que ha sido brutalmente golpeado y maltratado, flagelado, coronado de espinas, crucificado y alanceado por el costado derecho. Mide aproximadamente entre 1'81 m y 1'83 m, su peso se ha estimado en unos 80-85 kg, y es de complexión atlética.
Presenta barba, no excesivamente larga, bifurcada en dos en el mentón.
Su pelo es largo, llegándole por encima de los hombros, peinado con raya en medio.
Su sangre, que impregnó el tejido de lino de la Sábana, pertenece al grupo AB (el más abundante en la tierra de Jesús). Tan sólo lo posee entre un 3 y un 5% de la población mundial.
Ese Hombre fue crucificado por las muñecas, concretamente por el llamado espacio de Destot, y no por las palmas de las manos.
Para crucificarle por los pies se utilizó un sólo clavo, poniendo primero el pie derecho contra el madero y sobre este el izquierdo, utilizando, como digo, un sólo clavo para ambos.
Se pueden contar hasta 120 golpes de flagelo por todo el cuerpo, cuyas marcas corresponden a las que hubieran dejado los llamados "flagrum taxilatum": flagelos utilizados por los soldados romanos para el tormento de la flagelación en los tiempos de Cristo.
A ese Hombre se le introdujo, ya muerto, un objeto punzante entre la quinta y la sexta costilla por el costado derecho, que le atravesó el pulmón y que le llegó hasta la aurícula derecha del corazón. Es su certificado de muerte.
También, entre otras cosas, a ese Hombre se le colocó sobre la cabeza un casco de espinas (y no una corona), que le cubrió toda la cabeza, desde la nuca hasta la frente, perforándole arterias y venas cerebrales, lo que provocó una abundante emanación de sangre que ha quedado impregnada en el lino del tejido.
Basten, de momento, estos datos, ya que no es mi intención hacer ahora un exhaustivo reportaje sobre la Sábana Santa, sino tan sólo una breve aproximación y presentación del tema.

La Sábana Santa me interesó desde que empecé a oír hablar de ella, pero, como decía, lo que más me inquieta es el origen de su imagen por lo que ésta puede suponer e implicar. ¿Se provocó esa impronta en el Lienzo en el momento de la Resurrección de Jesús? ¿Nos encontramos, como han dicho varios especialistas, ante la "fotografía" de Jesús en el momento preciso de su Resurrección? ¿Quién era Jesús para dejar su imagen ahí, en su mortaja? ¿Un profeta más?

Jesús de Nazaret profetizó en vida y en repetidas ocasiones su propia Resurrección, hasta el punto de que cuando fue crucificado y sepultado, los sanedritas, escribas y fariseos le pidieron a Pilato que ordenara poner una guardia a la puerta del sepulcro para evitar que su cadáver fuera robado por sus seguidores y que éstos anunciaran falsamente que el Maestro había resucitado. Es decir, que el hecho de la Resurrección era conocida por el propio Jesús, por sus Apóstoles y por sus seguidores aún en vida. Él dijo que resucitaría al tercer día. No es lo que digo yo, lo dice la Historia, sí, la propia Historia.
Téngase muy en cuenta que si Cristo no hubiera resucitado, ¿qué predicaban los Apóstoles tras su muerte y reaparición ante ellos Resucitado? Es sumamente significativo analizar mínimamente el cambio, la mutación, la absoluta transformación que se produjo en el ánimo y actitud de sus Apóstoles después de producirse la Resurrección y aparición de Jesús después de su muerte en la cruz.
Cuando el Nazareno es crucificado, muerto y sepultado, los Apóstoles huyen, se esconden, sienten un profundo temor, fueron presas del miedo, temían ser apresados y correr la misma suerte que su Maestro. Pero cuando llega el Domingo y Jesús se aparece ante ellos en varias ocasiones, cambian por completo, son otros hombres: valientes, libres de temor, predicando y curando por toda Jerusalén, anunciando abiertamente que Jesús de Nazaret había resucitado de la muerte y que se había aparecido ante ellos y otros discípulos y seguidores.
No trato, ni mucho menos, de convencer a nadie de nada. Simplemente expongo unos argumentos que se caen por su propio peso si son contemplados desde lo que es justamente razonable. Son argumentos cargados de pura lógica, que, tras un mínimo análisis de lo que ocurrió, resultan ser muy plausibles.

Y yo pregunto: Si Jesús no resucitó y no se apareció repetidamente ante ellos -los Apóstoles y algunos seguidores-, ¿iban a predicar algo -la Resurrección del Maestro- que sabían que era falso, hasta el punto de jugarse la vida por una mentira? Lo dudo mucho, por no decir tajantemente que no. Aquellos hombres y mujeres vieron "algo" que les cambió radicalmente su forma de actuar, un hecho extraordinario que transformó hasta lo más profundo de su ser.

Y veinte siglos después, el desarrollo de la tecnología y el avance vertiginoso de la Ciencia nos han permitido estudiar e investigar la que pudo ser -por no decir categóricamente que fue- su Lienzo funerario, su mortaja, la Sábana mortuoria que se utilizó para envolver su cadáver magullado y ensangrentado.

Vaya por delante que yo no profeso ninguna religión en particular. No pertenezco a ninguna religión ni grupo en particular. Siempre me ha gustado ir por mi propio sendero, sin comprometerme con dogmas, ritos, creencias obligadas, etc. Soy -se podría decir así- un buscador transeúnte. Creo y amo profundamente a Jesús de Nazaret, pero, repito, fuera de cualquier grupo o religión concreta.
Siempre he procurado ser objetivo con todos los temas que abordo, pero cuando el asunto es tan evidente como el que nos ocupa, no nos queda mas remedio que agachar humildemente la cabeza y reconocer que tras esa imagen del Hombre de la Síndone podría estar -como hipótesis prioritaria- la mano de Dios.

Es un tema sumamente serio y por desgracia aparecen, de vez en cuando, trabajos y libros que no están lo suficientemente elaborados, que carecen del rigor preciso. Por otra parte, claro está, existen fabulosos trabajos sobre el tema, escritos con gran precisión y apoyados en fuentes fiables. Sugiero que sepamos discriminar unos libros de otros y que no nos dejemos llevar por sensacionalismos. Si usted quiere leer libros rigurosos sobre la Sábana Santa, consulte nuestra relación bibliográfica más abajo expuesta. Aquí encontrará una lista de los libros que, en mi opinión, resultan ser los más rigurosos. Nuestra bibliografía es extensa en este sentido. (Para más información, publiqué mi libro "Sábana Santa. Lo nunca contado" (Santiago Vázquez, ANAYA-MULTIMEDIA, mayo, 2014).

Por otra parte, también les invito a que escuchen nuestros Programas de Radio dedicados a la Síndone de Turín. Los hicimos entre abril y mayo de 2001, en nuestro programa radiofónico "Más Allá de la Realidad". Dedicamos diecisiete noches a hablar del tema. Fue, aunque no está del todo bien que yo lo diga, un rotundo éxito. Recibimos un total de más de doscientas cartas de los oyentes para que les enviásemos la fotografía del Hombre de la Sábana Santa. Gracias, desde aquí, a todos aquellos oyentes que se han quitado sus horas de sueño para escuchar nuestros Programas.
Ahora, y transcurridos unos años, hemos decidido rescatar todos esos Programas dedicados a la Sábana Santa y ofrecérselos a todos ustedes. Los pueden escuchar de una forma totalmente gratuita e inmediata o guardarlos y escucharlos cuando deseen. No obstante, en otras Secciones de nuestra página web, les ofrecemos otros Programas y Entrevistas dedicados a este inquietante asunto.

Tan sólo me queda desearles que disfruten leyendo los libros que a continuación detallo y decirles que, al menos, el gran enigma de la Sábana Santa merece ser estudiado y digno de ser, por lo menos, conocido. Otra cosa es la conclusión a la que lleguemos después...

Un afectuoso saludo,
                           
                               Santiago Vázquez


- "Sábana Santa. Lo nunca contado"
, Santiago Vázquez Gomariz, ANAYA, mayo, 2014.

- “El Sudario de Cristo”, Manuela Corsini de Ordeig, RIALP.

- “Historia del Sudario de Cristo”, Manuela Corsini de Ordeig, RIALP.

- “La Sábana Santa, Dos mil años después”, Jorge Loring, S.J., Planeta, 2000.

- “La Sábana Santa. El gran misterio del cristianismo", Juan Alarcón Benito, Temas de Hoy.

- “La Sábana Santa. Últimos hallazgos, 1994", Francisco Ansón, Ediciones Palabra.

- “La Sábana Santa: Últimos hallazgos, 1999, El Sudario de Oviedo y la Virgen de Guadalupe", Francisco Ansón. Ediciones Palabra, 1999.

- “La Sábana Santa: ¿Fotografía de Jesucristo?”, Carmen Porter, EDAF.

- “La Sábana Santa de Turín”, Manuel Solé S.I., Ed. Mensajero, Barcelona.

- “La Sábana Santa. Una impronta de hace dos mil años", María Grazia Siliato, Promoción Popular Cristiana.

- “Qué pensar de la Sábana Santa”, Jean Michel Maldame, Ediciones Mensajero.

- “La Sábana Santa: ¿Milagrosa falsificación?”, Julio Marvizón Preney, Ediciones Giralda, 2001.

- “La Síndone. Estudios y aportaciones”, Varios autores, Edita: C.E.S., Madrid, 1998.

- “Del Gólgota al Sepulcro”, Varios autores, Edita C.E.S., Madrid, 1999.

- “El Milagro de la Sábana Santa”, Manuel Valdés, Ed. Manuel Valdés Ruiz, Valencia, 1988.

- “El Misterio de la Sábana Santa”
, Celestino A. Cano Tello, Edita: C.E.S., Valencia, 1990.

- “La Guía de la Síndone”
, Gino Moretto, Ed.
Elle Di Ci, Traducción: C.E.S., Turín 1998.

 - “Dictamen sobre la Sábana de Cristo”, K. Stevenson y G. R. Habermas, Ed. Planeta, Barcelona.



> Otros libros de interés sobre la Síndone son:

- “El retrato de Cristo”, José Luis Carreño, Madrid, 1968.

- “La Síndone de Turín”, C.E.S., Valencia, 1998.

- “La Sindone, indagine scientifiche”, Baima Bollone, Roma, 1988.

- “Sindone, la prova”, Baima Bollone, Milán, 1998.

- “La Sindone, storia, scienza”, Bruno Barbieri, Turín, 1996.

- “Sindone, cento anni di ricerca”, Bruno Barbieri.

- “Sindone o no”, Soc, Internazionale, Turín, 1990.

- “Dossier sulla Sindone”, Nello Bellosino, Bolonia, 1998.

- “Dossier sulla Sindone”, Humberto Casale.

- “Nuovi pollini della Sindone”, Max Frei.

- “Dossier dulla Sindone”, Giuseppe Ghiberti.

- “El enigma de la Sábana Santa”, Juan Manuel Igartua, Ed. Mensajero, Bilbao, 1988.

- “La Sábana Santa es auténtica”, Juan Manuel Igartua, Ed. Mensajero, Bilbao, 1990.

- “La Sindone oggi”, Gaetano Intrigillo, Trani, 1989.

- “¿Es Cristo el hombre del Santo Sudario?”, Giovanni Judica Cordiglia, S.L., 1955.

- “La Sábana Santa de Turín y los análisis del C-14”, Manuel Ordeig.

- “Cristo, su proceso y su muerte”, Luis Ortiz Muñoz, Fomento, Madrid.

- “El escándalo de una medida”, Horacio-Emmanuela Marinelli Petrosillo, Marcombo, Barcelona, 1991.

- “Le secret du Saint Suaire”, Daniel Raffard, Chiré, 1993.

- "Indagine sulla Sacra Sindone", Daniel Raffard, París, 1998.

- "L’Uomo della Sindone é Gesú", Giulio Ricci, Roma, 1985.

- “La Sindone contestata”, Giulio Ricci, Roma, 1992.

- “L’Uomo della Sindone pati sotto Ponzio Pilato”, Giulio Ricci, Asís, 1969.

- “Le realità della Sindone”, S. Rodante, Massimo, Milán, 1987.

- “El Hombre de la Sábana Santa”, María Gracia Siliato, B.A.C., Madrid, 1987.

- “La Sábana Santa: el misterio de una impronta de hace dos mil años”, María Gracia Siliato, PPC, Madrid, 1998.

- “La Sindone, storia, scienza”, profesor Tamburelli.

- “El milagro de la Sábana Santa y sus relaciones con la resurrección y los grandes milagros de la Iglesia Católica”, Manuel Valdés Ruiz, Valencia, 1988.

- “The Turín Shroud”, Ian Wilson, Londres, 1979.

- “El Sudario”, Wilcox, Pomaire, Barcelona, 1979.

- “Sindone, cento anni di ricerca”, Gian María Zacone.

- “Das Leichentuch von Turín-Alte und neus Beweise für seine Echthet”, de Rudolf Bachinger, Setien A. R., 1967.

- "Un doctor en el Calvario", de Pierre Barbet, Nueva York.

- “La Passione di Nostro S. Jesucristo secondo il chirurgo”, Pierre Barbet, Turín, 1955.

- “The Holy Shroud of Turín”, Arthur Barnes, Londres, 1934.



> De J. L. Carreño destacamos también:

   . “Al cerrarse la urna”, Pamplona.

   . “El retrato de Cristo”, Madrid, 1968.

   . “El último reportero”, Pamplona, 1976.

   . “Las huellas de la Resurrección”, Pamplona, 1978.
 


- “Le Christ dans sa Pasión revele par le Saint Suaire de Turín”
, Gerard Cordonier, París, 1936.

- Le visage de Jesus-Christ et son linceul", Paul de Gail S.J., París, 1972.

- Report on the Shroud of Turin", John Heller.

- “El misterio del Santo Sudario”, Leopoldo Huidobro Pardo, Barcelona, 1957.

- “The fifth Gospel: The Miracle of the Holy Shroud. Is this photograph of Jesus?", Thomas Humber, Nueva York, 1974.
 


> De Rudolf Hyneck destacamos dos obras:

   . “Lo que revela el Santo Sudario a un convertido”, Barcelona, 1951.

   . “La Pasión de Cristo estudiada por la ciencia médica moderna”, Milán, 1937.
 

 
- “¿Es Cristo el hombre del Santo Sudario?”
, Giovanni Judica-Cordiglia, Barcelona, 1955.

- “La Pasión según el Santo Sudario”, Antoine Legrand, 1942.

- “El Santo Sudario en su realidad”, Domenico Leone, Barcelona, 1950.

- “The Death-Image of Christ”, W. V. McEndy, Melbourne, 1945.

- “Le Saint Suaire de Turin. La question de son authenticitè an point de vue medical", Walter Michel, Friburgo, 1968.

- "It is the Lord", Peter Rinaldi, 1973.

- “La Santa Sindone nelle ricerche moderne”, Dr. Romanese, Turín, 1941.
 


> De Antonio Tonelli destacamos dos obras :

   . “La Santa Síndone”, Turín, 1933.

   . “La Santa Síndone. Examen objetivo”, Turín, 1931.

 

> De Paul Vignon destacamos:

   . “Le linceul du Christ”, París, 1902.

   . "Le Saint Suaire de Turin devant la Science, L’Archéologie, l’Historie, l’Iconographie, la Logique", París, 1938.



- "The Shroud"
, John Walsh, Nueva York, 1963.

- “The Turin Shroud”, Ian Wilson.



> Del Dr. Pierre Barbet destacan:

   . “Las llagas de Jesús y el Santo Sudario”, Barcelona, 1958.

   . “La Pasión de N. S. Jesús-Christ selon de chirurgien”, París, 1950.

   . "Les cinq plaies du Christ", París, 1937.



- "The Face of a King"
, Vera Barclay, 1955.

- “La Santa Sindone rivelata dalla fotografia”, Giuseppe Enrie, Turín, 1938.

- “Breve saggio critico di bibliografía e di informazione sulla Sacra Sindone”, Luigi Fossati, Turín, 1978.

- “Histoire religieuse du linceul du Christ”, Paul de Gail, París, 1974.

- « El aspecto de Jesús según el Santo Sudario”, Rudolf Hyneck, Barcelona, 1954.

- “El martirio de Cristo”, Rudolf Hyneck, Praga, 1935.

- “La Síndone contra Pilato”, Giovanni Judica-Cordiglia, Turín, 1945.

- “La herida del corazón de Jesús y el Santo Sudario”, L. López Gómez y Dr. Terga Luna, Barcelona, 1950.

- “La sudorazione di sangue en Cristo secondo i Vangeli, la anatomia, la fisiopatología e la clinica”, Luigi Pichini, Turín, 1953.

- “La Eucaristía y el Santo Sudario. Dos memoriales de la Pasión de Cristo”, Basilio de San Pablo, Barcelona, 1952.

- “Ricerche storiche sulla Santa Sindone”, Pietro Savio, Turín, 1957.

- “Le Saint Suaire et sa constitution textile”, V. Timossi, Turín, 1933.

- "Le problème des empreintes dévant la science", Jean Volckringer, París, 1942.


> NOTA: Los libros publicados que hablan en contra de la autenticidad de la Sábana Santa, no los recogemos en la presente bibliografía, ya que las hipótesis expresadas en todos ellos han sido absolutamente descartadas por los múltiples estudios e investigaciones llevadas a cabo sobre la Síndone durante décadas de observación.
Estas obras, las que niegan la autenticidad de la Sábana Santa, carecen todas ellas del más mínimo rigor científico y sus argumentos carecen del más elemental fundamento. Por ello y para bien de todos ustedes, obviamos su mención para evitar confusiones.


> PARA MÁS INFORMACIÓN:
 

Contactar con:

C.E.S. (Centro Español de Sindonología)
  
Calle de la Barcelonina, 3 - 4ª


Tfno. 96 – 320 29 22

46200 Valencia (España

E-mail: ces@linteum.com

Página Web: www.linteum.com



> Consulte nuestro Menú de Series de Programas de Radio Monográficos




© Santiago Vázquez